Cuando la cabeza puede con las botas

La alarmante racha de diez partidos sin ganar del Cádiz CF en competición oficial no deja dudas de la verdadera culpable, la cabeza

No son nuevas en el fútbol las dinámicas positivas o negativas que se alargan en el tiempo y que, casi siempre, tienen un componente mental muy significativo.

En la cara de la moneda aparece el líder, Girona FC. Una plantilla formada por un grupo de jugadores que estaban destinados a luchar por la permanencia esta temporada. Para sorpresa de propios y extraños, los de Míchel son actualmente líderes de LALIGA EASPORTS. Cierto es que están en lo más alto por demostrar sobre el verde que son el equipo más en forma y vistoso del campeonato. Tan cierto como que el componente mental ha sido decisivo en su trayectoria hacia el liderato.

Esta charla motivadora del míster es un claro ejemplo de que la motivación y el trabajo mental son claves en un grupo altamente exigido.

Por desgracia, nuestro Cádiz CF se encuentra inmerso en la malvada cruz de la moneda. Son ya demasiados partidos, diez (nueve de liga y uno de Copa) sin sumar de tres. Desde el pasado 1 de septiembre ante el Villarreal en casa, los amarillos no conocen la victoria. Tan solo 5 goles a favor en esos 10 partidos por la sangría de 16 goles en contra.

Podemos analizar la situación del equipo a nivel táctico, técnico, de rendimiento deportivo, de preparación física, etc. Por supuesto que todo lo analizable en el submarino amarillo, hoy por hoy, parece que solo resta. Pero déjenme decirles que, desde mi punto de vista, el problema es mental, de cabeza. Cuando la cabeza puede con las botas, todo se ve negro, oscuro, opaco.

No puede existir otra explicación si comparamos al equipo del año pasado, ¡qué digo año pasado, de principios de esta misma campaña!, con éste de la jornada 14.

Foto: One football.

Un mister desdibujado en sus planteamientos y decisiones. Jugadores clave el pasado año como Escalante, sin confianza para ser el jefe de la medular. Un bloque de jugadores, con ya tres permanencias a sus espaldas, que no creen ni en ellos mismos ni en lo que hacen. Jugadores fichados con vitola “top” y con calidad contrastada (Maxi Gómez y Darwin Machís) que no son ni la sombra de lo que fueron en su momento “prime”. Jóvenes promesas como Robert Navarro, inmersas en un mar de dudas. Son demasiadas “casualidades” y… ¿todas a la vez?. Me da la sensación que son “causalidades” con una misma culpable, la cabeza. La cabeza suele jugar muy malas pasadas.

Este Cádiz necesita una solución balsámica que le abra la mente en forma de tres puntos. Mientras, el equipo de psicólogos del club tendrá tanto o más trabajo que los médicos en nuestra plagada enfermería. El objetivo, volver a conectar cuerpo y mente para que un positivo estado anímico grupal traiga de nuevo un notable rendimiento en el campo.

Seamos pacientes. Quedan 25 partidos de LALIGA EASPORTS por disputar y el submarino amarillo siempre sale a flote. El primero de ellos en Palma de Mallorca la noche del miércoles. Será el momento de salir desde el fondo del mar hacia la superficie.

Imagen destacada: La voz de Cádiz.

https://www.lavozdigital.es/canal-amarillo/noticias-cadiz-cf/lvdi-cadiz-necesaria-competencia-delantera-202308291338_noticia.html

Escrito por:

https://twitter.com/MigueGE23?t=pTR-mfjQvWAhuXXwDz4cQQ&s=09